Son muchas las leyendas que pretenden explicar el origen de esta raza de gato sin cola. Su nombre, Manx, procede del gentilicio de los habitantes de la isla de Man, donde se originó la raza en el siglo XVIII.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies