Cuando las legiones romanas llegaron a todas las costas del sur del mediterráneo, los gatos fueron cruzándose con otros felinos autóctonos de dichas tierras. Por tanto, no tardaron demasiado en llegar a Europa en donde se cruzaron luego con el gato montés

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies