Si tienes mascotas o personas cercanas a ti con mascotas, eres familiar con sus uñas y cómo necesitan un cuidado especial para no lastimar a otros. Al mismo tiempo, cortarle las uñas tú mismo es un asunto delicado, puesto que unos milímetros de diferencia pueden hacerle mucho daño. En el caso de los gatos, es aún más complejo, porque las uñas retráctiles son aún más difíciles de cortar.

Sobre los instrumentos

Hay varios tipos de cortauña, de tijera o de guillotina. Puedes usar cualquiera de los dos que sea más cómodo para ti. Debes asegurarte, eso sí, de que esté afilado, esto es esencial para que la hojilla corte a través de la uña sin mucho esfuerzo, para que el corte sea preciso y, sobre todo, para evitar herir a tu mascota cortando el área rosada, que es la que tiene terminaciones nerviosas.

Sobre los cuidados a los gatos durante el cortado de las uñas

Lo primero es acostumbrar a tu gato al contacto, para ello recomendamos acariciar su pata unos minutos antes de cortar las uñas, recompénsalo con algo de alimento que le guste por su tranquilidad mientras manipulas sus patas.

Para cortarlas, sostén ambas patas en una mano. Cuando se acostumbre al contacto, presiona la almohadilla para empujar las garras individuales hacia afuera sin que el gato reaccione. Encuentra la posición más cómoda para cortar las uñas, la mas aconsejable es poner a tu gatito en tus piernas, de espaldas a ti, una vez estés en ella vuelve a apretar las almohadillas con cuidado hasta que puedas ver las uñas. Ya puedes proceder a cortar con mucho cuidado, prestando especial atención a mantener una distancia prudencial del área rosada de la uña. Mientras todo esto ocurre, mima mucho a tu gato y dale de comer o sus golosinas favoritas. Lo más importante es siempre mantener un ambiente cómodo y relajado, para evitar que el cortado de las uñas se convierta en algo traumático.

Para darte cuenta cuando es el momento de cortar las uñas, observa a tu gato cuando este en posición de reposo, si las uñitas sobresalen de sus patitas, eso indica que ya es hora de una manicuria. Ten en cuenta que los gatos suelen gastar más las uñas de las patas delanteras, tendrás que cortar más de las patas traseras.

En muchos casos resulta estresante hacer esta tarea, si tu gato se pone muy nervioso lo ideal es probar en otro momento, pero si se trasforma en una labor imposible deberás recurrir a su médico veterinario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies