Cuidar de la salud de nuestros gatos es un gran reto no porque sea algo difícil de lograr sino porque siempre debemos estar trabajando en ello. Lo que hace que le pongamos toda la atención del mundo a nuestras mascotas, es el amor que sentimos por ellas. Lo imposible seria pensar que nuestro gato nunca va a enfermar y no siempre nosotros contamos con la experiencia para determinar si debemos o no ponerle atención cuando vemos un cambio determinado. Hay algunos signos que no fallan en lo que respecta a la salud de tu gato. Por esto voy a darte varias indicaciones claves que te van a servir como señal para que puedas identificar si tu gato se encuentra o no enfermo.

Característica de las heces: Si ves un cambio de cualquier tipo en las heces fecales de tu gato eso merece tu atención inmediata. Muchas veces el cambio es muy drástico porque puede diarrea o un cambio en el color, olor o algo por el estilo. También algo que puede ser un poco más alarmante es si encuentras sangre en medio de las heces, lo cual es una señal importante que indica que puede tener algún tipo de hemorragia fuerte o sangrado en los intestinos y que requiere de un tratamiento de emergencia con tu veterinario. De todas maneras, hay que verificar al limpiar la bandeja, que tu gato coloca deposita los desechos fecales de forma normal porque cualquier cambio es un indicador importante que puede estar vinculado a una mala asimilación de los alimentos o a alguna enfermedad.

Pérdida del apetito: Todos los gatos tienen un apetito normal pero si notas que hay una pérdida considerable del apetito entonces es un indicador que hay que verificar. Tu gato va a comer una cantidad diaria de alimento que es prácticamente la misma. Si notas un cambio aunque sea ínfimo en este patrón, debes entonces indagar a ver qué es lo que sucede con esto.

Sed en exceso: Cuando ves que tu gato tiene una sed incontrolable y que toma mucho agua en exceso debes de saber que eso no corresponde a un comportamiento normal. Un gato debe tomar a diario una cantidad determinada de agua y siempre es igual. Cuando esto ocurre pueden haber varios motivos por lo que hay que chequear que las cosas puedan funcionar adecuadamente. especialmente en gatos machos castrados, esto pudee ser un indicador  de problema renal que hay que verificar en el veterinario.

Poco o nada de movimiento: Cuando ves que tu gato cambia en su conducta y no tiene muchas ganas de moverse o lo vez que se comporta un poco holgazán es porque algo no anda bien. De hecho, si no hay cambio de temperamento drástico y o no quiere moverse debes chequear porque esta es una señal de que las cosas no pueden funcionar adecuadamente.

Perdida de pelo: Se puede dar el caso de que tu perro tenga un pelaje opaco, que su pelo cambie de color o que simplemente este empiece a perder su pelo. Es por esta razón que muchos de nosotros debemos de tener en cuenta que hay muchos factores que pueden estar vinculados a alguna enfermedad por lo que es imperativo que vayamos a donde un veterinario que ayude en este proceso.

En todo caso es recomendable chequeos periodicos en el veterinario aprovechando el calendario de vacunación. De este modo puedes prevenir y en general tratar a tiempo cualquier problema o enfermedad de nuestro amigo felino

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies