Los gatos pasan buena parte del día acicalándose, pero no se cepillan los dientes. Tampoco visitan al dentista, y no por pánico, como muchos humanos. Para prevenir enfermedades bucales hay que realizar controles periódicos y darles alimentos apropiados y de calidad.

La dentadura del gato no suele ser una zona bien cuidada, ya que no les gusta en absoluto que explores su boca. Aun así, puedes revisar sus dientes y encías periódicamente. Si detectas algún problema o simplemente quieres prevenirlo, es mejor que lleves a tu gato al veterinario. Él realizará una limpieza bucal en profundidad bajo anestesia general

Los gatos están expuestos a las mismas enfermedades periodontales que los humanos. Tener una capa de sarro sobre los dientes provoca la acumulación de partículas de comida y favorece la proliferación de bacterias. Una higiene bucal descuidada puede generar enfermedades tales como gingivitis, halitosis o infecciones víricas.

Para saber si las encías de tu gato están en buen estado, puedes comprobar su color. Un tono demasiado rojo o rosa muy pálido es señal de dolencia. Si tu amigo es ya viejo es posible que haya perdido algunos dientes, lo cual no es preocupante. Una señal de alarma que requiere visita al veterinario es la aparición de abscesos.

La importancia de la dieta

Una correcta alimentación es la clave principal para unos dientes saludables. El gato es depredador por naturaleza, y antes de ser domesticado cazaba para alimentarse. La fricción de los dientes con la carne y los huesos de las presas ayudaba a mantener la dentadura sana. La convivencia con humanos ha significado aficionarse a su misma comida. Cada vez más gatos se apuntan a comer verdura, yogur, e incluso los hay que les gusta la fruta. Estos alimentos tienen una textura blanda, que no sirve para limpiar los dientes.

Masticar las croquetas de pienso es esencial para que los dientes felinos se mantengan en forma. A veces sucede que el gato no mastica bien su comida, y las ingiere sin machacar. Cuando hace esto, notarás que apenas se oye el crujido de las bolitas Una vez lo hayas comprobado, será mejor que cambies a croquetas de mayor tamaño.

El pienso específico para el cuidado de los dientes suele llevar la etiqueta de Oral Care (cuidado bucal) o algún otro indicativo. Lo más recomendable es comprar siempre alimentos de alta calidad. Otra opción son un tipo de golosinas fabricadas especialmente para que el gato las muerda y cuide sus dientes.

El cepillado de los dientes

La alimentación adecuada debe complementarse con el aseo bucal. A veces tendrás que armarte de paciencia para limpiarle la boca, pero con el tiempo tu gato se acostumbrará.

Procura usar cepillos específicos para gatos, o en su defecto, los diseñados para bebés humanos. Los antisépticos líquidos son también muy aconsejables. Para aplicarlos puedes mojar ligeramente una pequeña gasa y frotarla por los dientes. Evita usar pasta dentífrica de humanos, que puede ser perjudicial. Bastará con realizar la limpieza una o dos veces por semana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies