La bandeja de arena es el elemento principal en el aseo del gato. Su uso evita la proliferación de parásitos intestinales, ya que las heces pueden ser retiradas con frecuencia.

Tipos de bandejas

Las bandejas sanitarias pueden ser permanentes o desechables. Por lo general, las permanentes son de plástico, un material lavable y de fácil manejo. Las desechables suelen ser de cartón rígido y pueden utilizarse durante dos o tres días.

Hay muchos modelos nuevos en el mercado, tales como los desmontables o los que tienen una cubierta. Incluso algunos están diseñados para integrarse en el mobiliario. Son una especie de cajas de madera con una abertura para que el gato pueda entrar y salir. Su aspecto es bastante decorativo.

Ubicación de la bandeja

La bandeja debe colocarse en un espacio fácilmente accesible para el gato. Es muy importante que se encuentre tranquilo a la hora de hacer sus necesidades. De lo contrario, podría buscar otro rincón para ello. Debes tener en cuenta la edad del felino, pues cuando éste va haciéndose mayor tendrá menos movilidad y no podrá alcanzar ciertas alturas ni rebasar obstáculos.

La caja debe ser lo bastante profunda como para contener la arena sanitaria, e impedir que el gato la lance fuera cuando escarbe. No es conveniente situarla en espacios exteriores, ya que en invierno la puerta de acceso tendría que permanecer abierta.

Cómo limpiar la caja o bandeja de arena

Ya hemos dicho que el gato exige un entorno más que limpio, especialmente en su bandeja. El riesgo que corre el dueño si descuida este aspecto, es que el animal se acostumbre a hacer sus necesidades en los sitios más insospechados. Si sucede de esta forma, hay que limpiar el lugar con un producto detergente que produzca repulsión en el gato.

Por precaución se aconseja usar guantes de goma o desechables para limpiar la bandeja. Se recomienda reservar un par sólo para esta tarea.

Usa una palita de plástico para retirar los desechos. Introdúcelos en una bolsa de basura y átala antes de depositarla en el contenedor. Si tu casa dispone de pozo ciego puedes echarlos directamente en él y ahorrarte la bolsa.

El contenido de la bandeja debe vaciarse al menos una vez por semana, y renovarse con arena limpia.

Lava la bandeja una vez al mes, utilizando agua caliente y un limpiador líquido. Si hay restos adheridos deja la caja en remojo o despégalos con una espátula. Procura usar productos de limpieza ecológicos.

Una vez limpia, seca la bandeja con papel de cocina. Para desodorizarla puedes utilizar bicarbonato sódico. La mayoría de los gatos prefieren la arena fina no perfumada.

Si tienes varios gatos puede que necesites utilizar una bandeja para cada uno. Recuerda que ellos también necesitan su intimidad a la hora de ir al baño.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies