El jaguar es el único felino del género Panthera que puede hallarse en América, y también el de mayor tamaño en esa latitud. Un jaguar adulto puede pesar entre 45 a 130 kg., dependiendo de la subespecie. Algunos ejemplares alcanzan los 150 kilogramos. Su longitud es de 1.70 a 2.30 metros.

Su bioma abarca el norte de México y la Amazonia brasileña, extendiéndose hasta el norte de Argentina. En la actualidad este animal figura en la lista de especies amenazadas, y podría estar en peligro de extinción en un futuro próximo.

Características

Como la mayoría de los felinos, los jaguares son solitarios. Al alcanzar la edad adulta establecen su territorio y sólo se relacionan durante el apareamiento.

Es un animal veloz, con una potente musculatura. Sus extremidades son cortas y robustas, lo que le convierte en buen escalador y nadador.

Su piel presenta una coloración anaranjada con manchas negras. A veces presentan melanismo, un exceso de pigmentación que oscurece su piel, dándoles el aspecto de panteras.

Hábitat

El jaguar habita en lugares boscosos y abiertos. Le gusta permanecer cerca del agua, por lo que es frecuente encontrarlo junto a ríos y lagos. Prefiere las selvas con vegetación densa para poder emboscar a sus presas.

Caza y alimentación

Los jaguares son cazadores nocturnos y solitarios. Pueden detectar el olor de otros animales a grandes distancias, y acechan con gran sigilo antes de saltar sobre su presa. Sus ojos nictálopes tienen una membrana reflectante que concentra la luz en la retina, lo que les proporciona una excelente visión en la oscuridad.

La dieta del jaguar incluye 80 especies diferentes, principalmente vacas, venados y tapires. Es un gran nadador, por lo que el pescado es un complemento de su dieta. Sus bigotes poseen vibrisas, unos sensores que captan las vibraciones producidas por los peces y los patos en el agua, informándole de su posición.

El jaguar tiene la mordida más potente de todos los felinos, con una fuerza calculada de 723,86 newtons. La abertura máxima de sus mandíbulas se sitúa en un intervalo de 65° a 70°, lo que le permite matar a su presa de una sola dentellada. Ataca el cráneo en primer lugar, destruyéndolo en menos de 1 segundo. Con semejante fuerza puede cazar cocodrilos y romper el caparazón de una tortuga.

El jaguar, un poderoso tótem

El concepto de tótem animal está presente en la mayor parte de las culturas indígenas de América Central y del Sur. Es un elemento tribal proveniente de épocas primitivas, cuando los nativos se alimentaban de la caza y convivían con los animales.

Los chamanes consideraron que el sigilo y la fortaleza del jaguar eran cualidades sobrenaturales, por lo que lo incluyeron en sus prácticas religiosas. Creían que los ojos reflectantes de este felino eran caminos hacia planos espirituales, y que era posible visualizar el futuro a través de ellos. Según las culturas tribales, si se captaba la esencia de cada animal, podía ser utilizada como talismán para proteger a los hombres.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies