Con su porte seductor y misterioso, la pantera negra no deja indiferente a nadie. Tradicionalmente, ha gozado de una injusta mala fama en la India, donde se la ve como un animal peligroso y portador de malos augurios. Sin embargo, las panteras son felinos muy inteligentes, y sólo atacan si se ven amenazadas. Cuando sienten que alguien las persigue se ocultan en los árboles, pero no dudan en enfrentarse al enemigo si sus crías se hallan en peligro. Tampoco suelen interferir con los humanos, pues dedican las horas diurnas al sueño.

Hábitat y características

La pantera no es una especie felina aparte, sino un leopardo con melanismo (pigmentación negra producida por unas células llamadas melanóforos). Habita en las selvas de la India y del Sudeste Asiático (Java y Malasia). En el continente americano, la pantera se distribuye en la selva tropical y el campo abierto, ya que las zonas montañosas son territorio del puma. Su dominio más extenso es la selva amazónica.

Son animales solitarios y muy territoriales, excepto en épocas de celo y apareamiento. Dos individuos machos no pueden compartir un mismo espacio, cuya extensión se sitúa entre los 25 y 150 km². Las hembras necesitan algo menos, por lo que un macho puede aparearse con varias panteras hembras, asegurándose la transmisión de sus genes.

El sigilo, una poderosa arma de caza

Las panteras negras dedican el día a dormir en lo alto de los árboles o entre los arbustos. Al llegar la noche o incluso al alba, su instinto cazador se despierta. Es el momento en que se deslizan sigilosamente entre las sombras, camufladas a la perfección por su pelaje oscuro. En lugar de correr tras su presa, la pantera se queda al acecho y la observa furtivamente hasta encontrar el momento de capturarla. Cuando termina de comer, dedica horas enteras al aseo, lamiéndose con afán para librarse de la sangre y el olor de los restos. De esta forma se asegura de que sus futuras presas no puedan olerla y escapar. Gracias a sus múltiples habilidades, se ha ganado el sobrenombre de “fantasma del bosque”.

Su dieta se compone de ciervos, monos y aves, aunque también come ratones, insectos, lagartos e incluso frutas. En épocas de sequía o escasez puede aguantar bastante tiempo sin comida ni agua.

Reproducción

Una hembra adulta necesita de dos a tres años para establecer su territorio antes de estar lista para el apareamiento. Éste tiene lugar una vez cada dos años, en los meses de octubre y marzo. El período de gestación dura entre 90 y 105 días, tras el cual nacen de 1 a 3 cachorros. Las crías permanecen con la madre hasta los 18 meses, aproximadamente, edad en la que ya son capaces de establecer su territorio y de cazar por sí mismas.

La pantera en las culturas americanas

La pantera forma parte de la mitología en muchas culturas precolombinas del subcontinente americano. Era un tótem animal de los chamanes entre los mayas, los olmecas y los aztecas. También era símbolo de la casta real y de la nobleza. Los guerreros aztecas de linaje noble llevaban pieles de pantera a modo de insignia durante las batallas. La piel, garras y dientes adornaban las vestiduras de gala de los miembros de la aristocracia. La pantera negra simboliza las energías femeninas y los poderes de la noche.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies