El leopardo (Panthera pardus) pertenece a la familia de los félidos. Su hábitat es muy variable, ya que se adapta con facilidad a cualquier terreno, con excepción de los desiertos. Está presente en los bosques y selvas del África subsahariana, centro de Asia, India y China. Es un animal de constitución fuerte y gran astucia, y su aspecto es el de gato de gran tamaño. Su manto es amarillo, con manchas oscuras. La variación mutante del leopardo, causada por melanismo, es la pantera negra.

Caza y sobremesa

Aunque están activos todo el día, los leopardos prefieren cazar al amparo de la oscuridad. Son excelentes nadadores y están dotados de una gran agudeza visual y auditiva, por lo que pueden capturar tanto peces como antílopes. Son cazadores furtivos y solitarios. Emplean tiempo en seguir los movimientos y hábitos de otros animales, a los que observan con la paciencia de un francotirador. Cuando atrapan una presa no la comparten con nadie, ni dejan restos para los carroñeros. Por el contrario, se esfuerzan en subirla a un árbol a rastras, gracias a la fuerza de sus mandíbulas. Una vez en las alturas, disfrutan del banquete pausadamente.

Leopardo comiendo

El leopardo es principalmente carnívoro, pero si la comida escasea pueden alimentarse de insectos, roedores, o incluso anfibios. Aunque es un feroz depredador, también ha demostrado una gran ternura.

Reproducción

Las hembras suelen tener dos cachorros, pudiendo aparearse en cualquier época del año. Los bebés tienen un color grisáceo, con escasas motas. La madre los esconde en un lugar seguro hasta que tienen el tiempo necesario para aprender a cazar. Cuando cumplen un año dejan la compañía materna para pasar el resto de su vida en solitario.

El leopardo del Kilimanjaro

El Kilimanjaro es una formación volcánica situada al noroeste de Tanzania. Durante mucho tiempo, los europeos creyeron que la existencia de una gran montaña con nieves perpetuas en medio de la sabana era un mito inventado por los indígenas. Las distintas expediciones llevadas a cabo demostraron que el Kilimanjaro es el monte más alto del continente africano, y también el más legendario.

Lo que aún nadie se explica es cómo un leopardo pudo llegar a una altitud de 5.500 metros, próxima a la cima del cráter Kibo. En este punto, conocido hoy como la ascensión: ”Leopard Point”, unas monjas misioneras hallaron su esqueleto en 1936. Leyenda o realidad, Ernest Hemingway incluyó esta hecho en su relato “Las Nieves del Kilimanjaro”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies