Al cabo de tres semanas, los pezones de la gata preñada empiezan a adquirir un tono rosado, se vuelven más firmes y se enderezan. Hasta al cabo de unos 30 días, el vientre no adquiere una forma redondeada. El embarazo dura unos 63 días, entre 57 y 70 días también es un período normal. El momento del parto se determina contando 63 días a partir del día de la primera cópula.

Como sitio para el parto puede servir una caja de cartón de 40 por 50 centímetros, con un borde de unos 30 centímetros de altura. Sobre un fondo de papel de periódico, se coloca un paño limpio. La caja para el parto debería estar en un lugar tranquilo y dejarla allí unos días antes, para que la gata se acostumbre a ella.

Poco antes del parto, la gata rasca caja para el parto, se echa en ella, va al retrete para gatos y te sigue sin cesar. Entonces te puedes sentar al lado de la caja para el parto y hablarle tranquilizadoramente.

Al principio del parto, la gata suelta el líquido amniótico. El primer gatito aparece poco después rodeado por el corion a través de la abertura. Con vigorosas contracciones, el gatito es expulsado al exterior. La madre desgarra el corion si éste no ha reventado por sí solo. Después, se lame cuidadosamente los órganos sexuales y se come la placenta, que aparece al cabo de algunas contracciones. Después de haber cortado el cordón umbilical, seca al recién nacido con la lengua. Los gatitos nacen en intervalos de media a una hora aproximadamente.

Gata pariendo

A veces, la madre no tiene leche. La solución más fácil es buscar a una nodriza que críen los gatitos. Por desgracia, no siempre se puede encontrar en seguida a una gata madre.

Alimentar uno mismo a los gatitos requiere mucho tiempo y unos buenos nervios. En todo caso, cuando llegue el momento del parto, ya deberías tener en casa sucedáneo de leche de gata, que puedes adquirir en la tienda de animales. Si se produce un caso de emergencia, llena el biberón para gatitos (en la tienda de animales también puedes comprarlo), con el sucedáneo de leche y alimenta a los pequeños cada dos horas, también por la noche. Después de cada comida, hazles un masaje en el vientre con un pañuelo de papel, manteniéndolos sobre la bandeja, para que eliminen los excrementos  y la orina.

Alimentando a un gatito

Una gata tiene en cada parto de 1 a 8 gatos, raramente más. Seguramente, no querrás quedarte con toda la camada si ha sido numerosa.

A menudo resulta difícil encontrar un hogar donde los gatitos domésticos se sientan bien.
Si se trata de un gato de raza, puedes ponerlo a la venta a través de un anuncio en un portal especializado, o a través de la tienda de animales. Una buena asociación de criadores de gatos tiene también una sección de oferta de gatitos. Cuando compres un gato de raza a un criador, deberías suscribir un contrato de compra con el vendedor para las futuras camadas.

Cuando tengan unas 12 semanas, después de haber vacunado dos veces a los animalitos, deberías trasladarlos a su nuevo hogar. Los gatitos que se separan antes de su madre sufren con frecuencia problemas de desarrollo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies