Esta raza es originaria del Puerto de Arcángel, Rusia, y luego se transportó a Inglaterra mediante barcos mercantes. Allí se expusieron a mediados del siglo XIX y recibieron muchas denominaciones más, como por ejemplo: maltés, arcángel, azul español, etcétera. Al principio todos los gatos azules de pelo corto eran agrupados en una misma categoría, pero en el año 1912, el gato Azul consiguió tener su propia categoría.

Comportamiento del gato azul

La especie felina es independiente y autónoma, pero esta raza es además, tranquila, cariñosa, inteligente y afectuosa, pues el cariño de sus propietarios les apetece. Suelen mostrarse reservados con otras personas y en situaciones que para ellos sean desconocidas.

Generalmente, se llevan muy bien con otras mascotas domésticas y en cuanto a los más pequeños del hogar, solo los toleran si los han de tratar con suavidad, pues se perturban fácilmente. Por ello, precisan de un ambiente con poco ruido para poder descansar, ya que la raza de por sí es silenciosa.

Cabe destacar que no se aburren cuando están solos, porque siempre encuentran algo con qué entretenerse. Sin embargo, cuando su dueño llegue al hogar, el gato azul lo seguirá fielmente y le hará de compañero durante la estadía.

Características principales

Aunque los gatos de pelo largo llaman un poco más la atención que los de pelo corto por parecer todos iguales, el gato Azul tiene un manto espeso y de color azul plateado uniforme, el cual lo hace completamente único. Sus extremidades son también plateadas, pero un poco más claras y cuando el sol le da, puede visualizarse su belleza en su máximo esplendor.

Sus ojos son almendrados, expresivos y de una tonalidad verde esmeralda. Las orejas de los gatos azules son anchas, grandes y rectas, y la nariz mediana. Para finalizar de describir sus características físicas, esta raza es fuerte, firme y musculosa, y su cabeza tiene forma de cuña.

Cuidados específicos

No precisa de demasiada atención, ya que por tener el pelaje corto, con cepillarlo solamente una vez por semana bastaría para retirar los pelos muertos. Usa un peine que sea de púas finas y muy cerradas, y si puedes, acostúmbralo de pequeño al cepillado para que de grande no se asuste y lo tome como un juego placentero.

De manera ocasional, habrá que limpiarle las orejas con productos que sean específicos y bañarlo al menos una vez al mes y cada 15 días cuando se encuentre en época de muda. Las uñas siempre tienen que estar a punto para poder no solamente defenderse, sino usarlas para cazar, marcar su territorio y jugar. Se aconseja tener un poste de rascado especial en tiendas de mascotas para que no arañe los muebles de la casa.

Uno de los datos importantes a dejar en claro es que por ser una especie natural, el gato azul es una de las razas más sanas y sin afecciones atribuidas.

Imagen cortesía de Espacios Fotográficos (espaciosfotograficos.blogspot.com), todos los derechos reservados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies