Son muchas las leyendas que pretenden explicar el origen de esta raza de gato sin cola. Su nombre, Manx, procede del gentilicio de los habitantes de la isla de Man, donde se originó la raza en el siglo XVIII. En realidad se trata de una simple mutación genética que se ha producido de forma natural (que no se ha creado por medio del cruce de razas) y que afecta a la columna vertebral del gato.

Su cuerpo se adapta a la falta de cola

Aparte de no tener cola, o tenerla muy pequeña, el gato Manx se caracteriza por tener una cabeza grande y redonda, con la nariz larga y las orejas ligeramente en punta y separadas. Su cuello es corto pero fuerte, propio de las razas con cabeza grande, y sus ojos son anchos y redondos. Respecto a su pelo existen muchas variedades, incluso una con pelo largo (se llama Cymric a esta variedad de raza pero que se incluye en los gatos Manx), pero todas tienen dos capas de pelo muy suave.

El cuerpo del gato Manx es musculoso pero de espalda corta, lógico si se tiene en cuenta que carece del apéndice de la cola. Por este mismo motivo sus patas traseras son más largas que las delanteras, ya que el gato necesita una mayor sujeción para mantener el equilibrio, y que es precisamente una de las funciones de la cola en todo el reino animal.

¿Qué pasa con la cola en los gatos Manx?

La cola (o no cola) de los gatos de Manx es lo que distingue a esta raza del resto. Existen variantes con respecto a cómo es esta parte del animal, que hace que surja una especie de clasificación de colas del gato de Manx: Estas van desde la cola Rumpy, que es cuando no hay nada de cola, a la cola Tailed, que es más larga que el del resto de compañeros de raza, pero sigue sin ser tan larga como la del resto de gatos.

Entre medias de estos extremos nos encontramos con pequeñas variaciones de cola, muchas de las cuales ofrecen ese aspecto de muñón donde parece que al pobre gato le han cortado la cola. Pero no hay que preocuparse, ya que el animal no ha sufrido ni sufre en ningún momento. Así, la cola Riser es aquella que tiene sólo tres vértebras, mientras que la Stumpy cuenta con algunas vértebras móviles.

Por último está la cola Tailed, que tiene casi la longitud normal para un gato. Se incluye dentro de esta clasificación de los gatos de Manx cuando el gato es cría de otro de esta misma raza, y que ha conseguido desarrollar la cola gracias al simple proceso genético durante la formación del feto.

El Manx es un gato tranquilo y apropiado para ambientes familiares, ya que no son nada tímidos y siempre están buscando la aprobación de sus dueños. Sin embargo, si la situación lo requiere, puede convertirse en un experto cazador, ya que no tiene los instintos tan dormidos como otras razas de gato.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies