Los gatos savannah son una raza relativamente nueva. Nacen en Estados Unidos, del cruce entre un gato doméstico atigrado (tabby) y un serval. El serval es un mamífero carnívoro de la familia Felidae, especie única de su género y actualmente en peligro de extinción. Los servales son felinos salvajes originarios de África, de pelaje similar al leopardo y aspecto de gato montés.

El primer cruce entre ambas especies se produjo a finales de los 80, popularizándose a los largo de la década siguiente. En 2001, la TICA (Asociación Internacional de Gatos) aceptó a los savannah como nueva raza. Hoy en día, esta raza sigue siendo considerada exótica por muchos, y su precio es increíblemente elevado (se ha llegado a pagar más de 10.000$ por un ejemplar).

Son capaces de brincar más de dos metros en vertical, y su tamaño puede llegar a triplicar el de un gato doméstico común. Su peso oscila entre los 12 y los 15 kilos, siendo el macho más grande que la hembra. Sus largas patas son fruto de la evolución: el serval habita en las amplias sabanas africanas (de ahí el nombre de la raza), donde precisa de la altura proporcionada por sus patas para ver por encima de las hierbas altas. Sus orejas son grandes, aunque su cabeza resulta un tanto pequeña en proporción al resto del cuerpo.

Los savannah son una de las razas más sociables e inteligentes, y su lealtad se equipara a la de los perros. Asimismo, son comparados con los canes domésticos por la alta predisposición al adiestramiento y la domesticación que manifiestan. Así, pueden ser fácilmente educados para llevar correa y realizar todo tipo de movimientos (saltar, sentarse, abrir puertas, etc.). Presentan un alto índice de interactuación con sus dueños, hacia los que muestran evidentes signos de fidelidad. No tienen miedo al agua, por lo que se les puede bañar sin ningún inconveniente.

El gato savannah destaca por no presentar apenas problemas de salud. Se dice que han heredado una curiosa característica, propia de las razas híbridas, denominada “vigor híbrido”, que no es otra cosa que una gran resistencia a patologías y una notable vitalidad física. No obstante, uno de los principales inconvenientes del desarrollo de esta raza es la gran cantidad de ejemplares estériles, lo que explicaría en buena medida los precios que llegan a alcanzar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies