El Maine Coon es una de las razas de felinos más grandes y de mayor peso del mundo. Propia de Estados Unidos, su nombre deriva precisamente de la ciudad donde se cree que llegó el primer gato de esta raza, en Wiscasset, Maine. Debido a lo sorprendente de esta raza, pues es un gato asombrosamente más grande que sus compañeros de especie, han surgido muchas leyendas sobre cómo surgió esta raza.

Según cuenta la leyenda, cuando la reina María Antonieta de Francia intentó huir a EE.UU en barco, un grumete del barco llamado Coon, se quedó con los gatos de la reina (ella no pudo subir al barco), ya que creía que traían suerte. Algunos cuentos dicen que el gato de Maine Coon es un híbrido entre un gato y un mapache inglés, pero esto es biológicamente imposible, si bien sí que podría ser cierto que este gato nació del cruce entre otras dos razas diferentes.

¿Cómo es el gato de Maine Coon?

Su gran tamaño en lo que más caracteriza a un gato de Maine, con un peso de media de 7 kilos y un cuerpo musculoso y alargado, si bien las hembras son mucho más pequeñas que los machos. Junto a ello, destaca una cabeza mediana de aspecto casi cuadrado, con orejas largas y puntiagudas. Llamativo es el detalle de que su pelo es resistente al agua y la nieve, lo que le convierte en uno de los pocos gatos que, por naturaleza, les encanta jugar con el agua.

Un gato gigante pero delicado

Su dieta es la propia de cualquier gato pero, evidentemente, debe ser en mayores cantidades para poder alimentar a un cuerpo tan grande. El problema es que, si se les deja comer demasiado, al ser una raza de gato bastante perezosa (como todos los gatos, vaya), puede acabar desarrollando obesidad mórbida, llegando a pesar más de 20 kilos. Lo que no es nada bueno para un gato que, además, cuenta con un corazón delicado.

Pero este problema puede resolverse con un poco de ejercicio que el Maine Coon agradecerá en seguida, ya que es una raza muy ágil que cuenta con una habilidad natural para atrapar presas. No en vano este gato fue muy popular entre los marineros por su capacidad para cazar ratones, y es curioso verlos con sus presas, con las que le gusta comunicarse, realizando una gran variedad de maullidos que también emplean para comunicarse con otros animales.

Precisamente un Maine Coon ganó el primer concurso de belleza de gatos, celebrado en Nueva York en 1985. Desde entonces es una de las razas más populares en este tipo de concursos, pero ello no se le ha subido a la cabeza, ya que son gatos extremadamente amorosos y sociables.

Eso sí, si decides tener uno, es recomendable contar con una casa bastante amplia para que pueda moverse a gusto, y a ser posible que cuente con jardín, ya que les encanta salir a la calle y jugar con otros animales.

Imagen cortesía de Latinacoon. Todos los derechos reservados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies