Es difícil encontrar un animal que tenga tan mala fama como los gatos negros. Siempre asociados a la brujería, al mal de ojo, a malos augurios, a enfermedades y a muertes futuras, los pobres sufren el fruto de estas supersticiones infundadas, ya que en los distintos albergues de animales de Europa y Estados Unidos, alertan de que estos gatos tardan mucho más en ser adoptados, por lo que están expuestos a más infecciones y enfermedades y, en un último extremo, la eutanasia ya que nadie se hace cargo de ellos. Pero, ¿de dónde vienen estas supersticiones?, ¿cuál es el origen de su mala fama? En nuestro artículo vamos a analizarlo con detalle.

Animal mágico.

El gato negro ya en Egipto era considerado un animal sagrado, ya que se le asociaba al culto de la diosa Bastet, por lo que matar a un gato era considerado un crimen, e incluso cuando en una familia se moría un gato, se momificaban y toda la familia guardaba luto. Incluso en Roma era considerado un animal sagrado

La mala fama del gato negro es procedente de Europa durante la Edad Media en los países en los que se produjo la caza de brujas. En otros países como Inglaterra o Irlanda son considerados señales de buena suerte. Por ejemplo en la Inglaterra victoriana si a una pareja de recién casados se le cruzaba un gato negro, era considerado un buen augurio y un símbolo de feliz y largo matrimonio. De igual manera, tanto en Inglaterra como en Irlanda, los marineros llevaban gatos negros en sus barcos para garantizar una buena travesía, e incluso sus esposas, tenían estos gatos para asegurar que sus maridos volviesen sin ningún problema a casa. Otro ejemplo, en Escocia creen que si un gato negro se sienta en tu porche o en la entrada de tu casa es símbolo de riqueza y prosperidad.

Lo que es una realidad es que son más los países y lugares que consideran al gato negro como una animal de buen augurio y de buena suerte:

  • Si un gato negro se dirige hacia ti, es que la buena suerte va a entrar en tu vida
  • Acariciar a un gato negro trae buena salud y dinero.
  • Si hay un pelo blanco en un gato negro y eres capaz de arrancárselo si hacerle ningún daño al animal, tendrás un matrimonio  feliz.

Brujería y mala suerte.

Entonces si en la mayoría de los sitios los gatos negros son queridos y apreciados, ¿de dónde viene su mala fama?

Como ya os he comentado, esta mala fama se produce en la Edad Media y se acentúa a partir del siglo XVI cuando se produce la famosa caza de brujas y sobre todo en Estados Unidos, Italia, España, Serbia y Montenegro. La razón de es que las creencias populares sostenían que las brujas utilizaban a los gatos negros para lanzar sus hechizos. Se llegaba a tal extremo en que a las que eran consideradas brujas eran ejecutadas y quemadas junto a sus gatos.

Estas creencias y supersticiones de tantos años, son muy complicadas de quitar y de erradicar, pero tenemos que anteponer nuestro amor por los gatos y disfrutar de estos preciosos animales y dejarnos llevar por sus preciosos ojos redondos y brillantes.

  1. Soonboon Somaba dice:

    Pues a mi hijo le encantó el gato negro adoptado en Madrid y le pusimos de nombre “Batman”, aunque en realidad ese es el murciélago, un animal que me encanta, porque se come los mosquitos por la noche. Hay una anécdota divertida sobre la ratita y el murciélago. Le dice una “amiga”, ratita, ratita, que novio más feo tienes. Le contesta la ratita -muy orgullosa- sí es feo, pero es piloto.
    Me encantan las historias de animales. Por cierto “The animals” no lo son. Me gustaba la canción de Eric Burdon que dice “There is a house in New Orleans, they call it the rising sun….”
    Disculpad mi inglés, nunca obtuve el Cambridge ni el Proficiency, aprendí mejor con su música.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies