¿Ven a color o en blanco y negro?

Aunque los ojos de gato son mejores que los del humano, no pueden ver a color de la misma forma. En particular, el color que más trabajo les cuesta identificar es el rojo, al que se ha llegado a la conclusión de que lo perciben como si fuera un gris oscuro.

Un dato curioso al respecto es que el color naranja y el limón son los que más repulsión les producen. Nadie sabe por qué, pero cuando le ofreces a tu gato dos juguetes con estos colores, probablemente no le gusten.

Ahora bien, los mejores colores para los gatos son el azul, celeste y los tonos verdosos, que se ha demostrado que pueden distinguir con claridad. Sin embargo, solo aplica para distancias cortas, pues a lo lejos pueden ver con nitidez, pero no con el mejor espectro de color.

Visión nocturna

Otro de las curiosidades acerca de la visión de los gatos, es que tienen una extraordinaria capacidad para ver en la noche. De hecho ocurre todo lo contrario a lo que ocurre con nosotros los humanos, pues nosotros vemos mejor de día que de noche.

La razón por la que ocurre esto es por la cantidad de luz que absorben los ojos de gato. Al ser mayor que la de los humanos, significa que pueden ver mejor los contornos de los objetos en la noche, pero de día la capacidad es sietes veces menor que la de los humanos.

Una forma de explicarlo es a través de los efectos fotográficos. Cuando a una imagen oscura le aumentas el brillo, puedes ver mejor los contornos de las figuras, pero si es una imagen normal y le incrementas el brillo en la misma proporción, entonces se perderán.

Ojos de cazador

Como seguramente ya lo sabes, los gatos pertenecen a la misma familia de los leones, tigres, panteras, jaguares y demás felinos. A pesar de que ya hemos domesticado a los gatos, estos no solo conservan su instinto cazador, sino también sus sentidos.

Los ojos de gato tienen un funcionamiento en particular que tiene un especial enfoque para capturar la profundidad del entorno, mientras que en los humanos sucede al revés.

Por ejemplo, cuando acercas un texto a tus ojos, el entorno se hace más borroso, es decir, que utilizas el enfoque para objetos cercanos. En el caso de los gatos sucede al revés, pues al enfocar lo hacen hacia la profundidad, pues es donde normalmente se encuentra la presa.

Otro punto a favor de los gatos tiene que ver con el rango de visión. Para el ojo humano es de 180°, pero los gatos alcanzan los 200°, debido a que sus ojos están ubicados un poco más hacia los lados.

Imagen cortesía de Angelo de Santis (Flickr.com), licencia CC BY 2.0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies