Algunos gatos parecen demostrar que son mejores cazadores que otros, hasta cierto punto, esta habilidad puede ser heredada. Gatitos de campo son a menudo buenos cazadores de roedores. Sin embargo, el comportamiento de los gatos como cazadores puede resultarnos desagradable, especialmente cuando cazar pájaros o hieren a peces en los estanques de los jardines. No es posible eliminar el instinto cazador, pero, por cierto, los comienzos de la vida de un gato pueden influir en sus deseos adultos de coger presas vivas. En estado salvaje, los gatitos solo ven presas muertas recogidas por su madre. Más adelante, ella volverá con presas vivas y los garitos aprenderán a matarlas. Algunos estudios sugieren que si no tienen este tipo de experiencia hasta que cumplen 5 meses, no serán más tarde buenos cazadores.

Los gatos cazadores tienden a terminar con sus presas muy rápidamente y tragárselas de inmediato. Procuran evitar atacar a criaturas que no pueden comerse con facilidad, aunque esto no es aplicable en el caso de los pájaros.

En contraste, los gatos domésticos muestran incertidumbre con sus necesidades de caza y tienden a jugar con sus presas una vez que las han capturado. Los ratones son un buen ejemplo de esta forma de jugar. En muchos casos, una vez que la desventurada criatura está muerta, el gato no sé la comerá, aunque continuará jugando durante un rato con el cuerpo.

Aunque este comportamiento parece muy cruel el gato no se da cuenta de ello. Simplemente está mostrando un instinto, que debido a su estado domesticado, no necesita, pero sin embargo, el instinto permanece en el interior con fuerza y esto sirve para confundir al gato.

Lamentablemente se puede hacer muy poca cosa para evitar que un gato cace, aunque se le puede hacer más difícil este oficio colocando un cascabel en su collar. La castración no tiene ningún efecto sobre los instintos cazadores, aunque puede controlar otros rasgos de comportamientos indeseables, tales como orinar en cualquier lugar.

Algunos gatos pueden adaptarse a la presencia del cascabel, ya que cuando cazan lo hacen con un alto grado de sigilo y pueden ser capaces de moverse lo bastante despacio como para que el cascabel no suene hasta que se hayan abalanzado sobre la presa elegida.

No es recomendable permitirle al gato que coma cualquier animal que cace, ya que esto puede significar una innecesaria amenaza para su salud. Muchos roedores llevan tenias inmaduras, que pueden afectar al gato que las coma. También pueden transmitir de esta forma otras enfermedades. Los parásitos que se transmiten de esta manera, incluyen el toxoplasma, que es un riesgo para la salud pública y la parasitosis pulmonar.

Los gatos, como todos los carnívoros tienden a cazar a los animales más débiles y a menudo enfermizos. Por esta razón, los roedores son particularmente peligrosos, ya que los más débiles pueden estar afectados por raticidas.  Esta droga anticoagulante tiene los mismos efectos en los gatos, con resultados potencialmente letales.

En ocasiones, en vez de consumir la presa, el gato vuelve a casa con ella y se la ofrece a un miembro de la familia. Este comportamiento es más común en las hembras y funciona como reflejo de su instinto natural de traer comida para sus crías. No le regañes a tu gato en estas circunstancias, simplemente agradécele la ofrenda y quítasela.

Tienes que tener especial cuidado si has instalado una gatera ya que el gato puede decidir llevar su presa hasta el interior de la casa sin que tú lo sepas.

Los gatos también deben vigilarse en su relación con los otros animales domésticos de dentro y fuera de la casa. Una pecera sin tapadera, colocada sobre la mesa, una jaula con un pájaro o, incluso un conejillo de indias en un espacio abierto en el jardín corren riesgos.

Toma las medidas preventivas para proteger a estos animales domésticos poniéndolos fuera del alcance del gato y no dejes a estos solos en una habitación con el gato. Siguiendo estas sencillas normas evitarás accidentes desagradables.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies