Como todos los animales (incluidos los humanos) los gatos también están expuestos a infecciones que pueden transmitir a otras especies, en este caso nosotros y es importante conocer para que la vida con nuestras mascotas sea satisfactoria y libre de riesgos innecesarios.

Hoy os hablamos de una enfermedad que afecta a los humanos llamada “Enfermedad del gato” o “Enfermedad del arañazo del gato” Se trata de una infección producida por la bacteria Bartonela (generalmente bartonella henselae), producida por la mordedura o arañazo de un gato infectado, que afecta especialmente a los niños.

Los síntomas habituales suelen ser una ampolla en el sitio de la lesión que por lo general es la primera señal, fatiga y/o dolor de cabeza, inflamación los ganglios linfáticos cerca del lugar de la mordedura o arañazo y en algunos pacientes fiebre.

Ampolla

La enfermedad del gato es una infección benigna, que por lo general cura por sí misma en pocos días, no es grave y no suele necesitar ningún tratamiento médico.

En personas con deficiencias del sistema inmunitario o SIDA, la enfermedad es más seria y puede requerir el tratamiento con antibióticos.

Es habitual que la enfermedad pase desapercibida por la levedad de los síntomas, sin embargo existen pruebas específicas (anticuerpos fluorescentes para Bartonella henselae ) que pueden detectarla fácilmente.

La enfermedad del gato, fue identificada por primera vez por el doctor Henri Parinaud allá por el 1889, pero no fue hasta la década de 1950 que se identificó al gato como posible portador y reservorio natural de la enfermedad. En especial los gatos pequeños pueden llevar el agente etiológico en la sangre.

Sin embargo, se ha demostrado que el agente transmisor de la enfermedad entre gatos son las pulgas. Por lo que mantener a nuestros gatos libres de ellas es la mejor solución para evitar el riesgo de contagio.

Para evitar riesgos es mejor aplicar para los gatos la recomendación que es extensible a todo tipo de especies: No jugar con animales que no conoces y si has estado en contacto con ellos, lavarse bien las manos después de tocarlos e intentar evitar mordeduras, arañazos y el contacto con la saliva para reducir el riesgo de infección.

En resumen: La enfermedad del gato no es una infección frecuente, sobre todo en dueños de gatos bien cuidados y es leve, que en caso de producirse, cura por si sola en pocos días. Sólo deben tener especial cuidado personas inmunodeprimidas que deberían ir al médico en caso de que después de un arañazo o mordedura de gato noten malestar e inflamación en los ganglios linfáticos; y como siempre, aplicar el sentido común y mantener a nuestra mascota sana y libre de pulgas y otros parásitos nos asegurará una convivencia sin riesgos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies