//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js

Cuando las legiones romanas llegaron a todas las costas del sur del mediterráneo, los gatos fueron cruzándose con otros felinos autóctonos de dichas tierras. Por tanto, no tardaron demasiado en llegar a Europa en donde se cruzaron luego con el gato montés