El serval (o cerval) es un gato grande, de cuerpo estilizado y patas largas. Habita en Argelia, Marruecos y África subsahariana, extendiéndose hacia Sudáfrica.

Sus hábitats naturales son las sabanas, estepas y las zonas de matorral disperso, aunque también viven en las selvas. Los servales jóvenes pueden domesticarse, aun con cierta dificultad. De hecho, en Estados Unidos es frecuente verlo como mascota.

Características

El manto de este felino es amarillento con manchas y líneas negras que se prolongan hacia las patas. La cabeza es pequeña en proporción al cuerpo. Sus orejas son largas, y se mantienen siempre erguidas. Su peso oscila entre 8,7 y 18 kilogramos. Mide entre 65 cm y 1 metro.

Alimentación y reproducción

El serval se alimenta de mamíferos pequeños y medianos, aunque tiene capacidad para cazar antílopes jóvenes. También incluye en su dieta a lagartos, aves y anfibios.

Las hembras suelen tener sus crías en una madriguera abandonada. Su período de gestación es de unos 68 días, y en cada parto nacen entre dos y cuatro cachorros.

Los híbridos o supergatos

Lo último en genética felina es la tendencia a crear los llamados “supergatos”, una nueva generación de híbridos entre gatos domésticos y salvajes. El resultado es una variedad de gatos exóticos, que se define con una “f” y un número. De este modo, la f1 sería un híbrido directo entre las dos especies, y el f4 la variedad más depurada (tres cuartos gato doméstico y un cuarto de felino silvestre).

Gato Savannah

El Savannah es un híbrido de gato doméstico con serval. Su aspecto es el de un gato grande y esbelto, con patas largas y cabeza pequeña. Tiene una capa moteada, y puede convivir apaciblemente con humanos, ya que es muy afectuoso y sociable. Son muy inteligentes y aprenden con rapidez. Los de mayor tamaño son los F1 y los machos F2. Suelen pesar entre 6 y 13 kilogramos.

Las hembras F3 y todos los ejemplares de de generaciones posteriores reducen gradualmente su tamaño, conservando su apariencia salvaje. Tienen patas largas y grandes orejas. Los cuidados de esta especie son los mismos que necesita un gato común, teniendo en cuenta que comerá mucho más, por su mayor tamaño.

Gato Ashera.

El Ashera es un gato doméstico obtenido por manipulación genética. La compañía Norteamericana Lifestyle Pets ha logrado combinar genes de serval africano y leopardo asiático, obteniendo esta nueva especie. Su peso es de unos 14 kilos y mide 1,20 m de largo. Está considerado el gato más grande y caro del mundo, ya que su precio gira en torno a los 17.000 euros. Aunque parece un pequeño leopardo, sus costumbres son las de un gato. Sólo se crean unos 100 ejemplares al año y no pueden reproducirse, pues son estériles.

Conviene recordar que si se quiere tener uno de estos felinos en casa habrá que acondicionar el entorno para que pueda ejercitar sus músculos. La recompensa será su amistosa compañía y su singular belleza.

  1. michael rojas dice:

    Esta pagina no esta, o falta dos importes felinos, que es el Jaguar que es todo un 4×4 casando “tierra-agua”, y el mas veloz de planeta, el Guepardo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies